Refugios

Este tipo de estructuras, conocidas popularmente como “socos”, servían a los pastores majoreros de refugio contra el viento y las inclemencias meteorológicas. Se fabricaban mediante la superposición de piedras en lugares como este, con buena visibilidad para poder controlar al rebaño. Estas estructuras podían ser de distintos tipos, cuadrangulares, circulares, ovales. etc.

Aunque en este caso el soco que podemos observar dispone de techo, muchos de ellos no contaban con uno debido a su fragilidad ante los fuertes vientos. En estos casos para protegerse del sol, los pastores aprovechaban las sombras que facilitaban las paredes según iba pasando el día.

En la imagen se muestra una representación de un pastor típico de la isla. Llevaban un palo de madera generalmente de acebuche (Olea cerasiformis) que se ensancha en la parte inferior, donde presenta una punta metálica llamada regatón, que se utilizaba para clavarla en el suelo. Esta herramienta se usaba para poder desplazarse por la abrupta orografía de las islas y así poder salvar grandes desniveles y saltar riscos, práctica que se conoce con el nombre de Salto del Pastor. Según la isla en la que nos encontremos, esta herramienta presenta nombres diferentes: en las islas occidentales se conoce como lanza o astia, y en las islas orientales como garrote (en Gran Canaria), y lanza (en Lanzarote y Fuerteventura).

Proyecto TSP de la Consejería de Educación, Universidades y Sostenibilidad. CC by-nc-sa. Empresa colaboradora MITCA studio. El pastoreo en Canarias (Autor: Mforgom) en CanariWiki. Disponible en https://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/wiki/index.php?title=Archivo:Pastor.png

 [19/03/2021] Licencia Creative Commons Reconocimiento – No Comercial – Compartir igual (by-nc-sa